elcid
menu
el cid
marco
marco marco
marco
el ruedo noticias
 
12/05/2012 Valencia

Balance: vuelta al ruedo y ovación tras dos avisos
Toros: Victorino Martín

 

Pudo haber Puerta Grande para El Cid

El Cid ha tenido una actuación brillante en la corrida de Victorino Martín lidiada esta tarde en Valencia con motivo de la miniferia de la Virgen de los Desamparados. Tanto es así que de no ser por el presidente y por el acero, habría conseguido un importante triunfo e incluso habría salido por la Puerta Grande.

Lo más importante es que el torero de Salteras culminó la gesta de apuntarse a una de Victorino con la satisfacción de haber hecho bien las cosas y de haber sido superior a su lote. Por encima de trofeos, una vez más el público disfrutó con el binomio Victorino-Cid.

El primero de su lote apretó mucho en el capote, pero El Cid resolvió bien la situación ganándole terreno en el recibo y rematando con garbo en los medios. También hizo un buen quite antes de brindar al público una faena que brilló especialmente por lado izquierdo. Hubo toreo de calidad al natural y la faena alcanzó vuelo para culminar en triunfo. Sólo lo impidió la negativa presidencial, una decisión que el público no comprendió. El Cid dio la vuelta al ruedo.

El quinto de la tarde sí permitió a El Cid lucirse de capote de salida, ejecutando un vistoso saludo. Muy aplaudido por el público fue el detalle del torero de brindar este toro al fotógrafo Cano, lo que precedió a una gran faena del torero de Salteras. Manuel Jesús entendió al toro a la perfección desde el primer momento, construyendo una faena siempre a más con su cumbre en el toreo al natural, por donde volvió a salir a relucir la prodigiosa zurda del torero. El Cid dejaba la muleta puesta, muerta, entre muletazo y muletazo y la plaza paladeó su toreo con un toro que rompió hacia adelante y que además puso mucha transmisión a todo lo que se le hizo. Estuvo a gusto y construyó una faena larga, tanto que sonó un aviso antes de que El Cid entrara a matar. Lo hizo de estocada, pero el toro se amorcilló y tuvo que descabellar, perdiendo ahí lo que pudieron ser dos orejas.

 

 

 
<< volver  
derechos