elcid
menu
el cid
marco
marco marco
marco
el ruedo noticias
 
16/05/2012 Madrid

Balance: silencio y silencio
Toros: El Montecillo

 

El Cid, sin opciones en la primera de Madrid

El Cid no ha tenido materia prima apta para el triunfo en su primera comparecencia de este año en Madrid. Los de El Montecillo no fueron buenos colaboradores y limitaron al máximo el lucimiento del torero. Con enemigos así es imposible alcanzar la meta del triunfo en Madrid. Sólo se puede optar a estar digno y tener una actuación profesional, algo que consiguió con creces el torero de Salteras en esta corrida de la Prensa que comenzó con un minuto de silencio en recuerdo de Joselito El Gallo.

El primero de su lote fue un toro castaño al que El Cid dio buenos lances ganando terreno, rematando de media y con un recorte soltando el capote de una mano. El toro se rompió mucho en el caballo, en especial en un segundo puyazo muy largo porque el animal se aquerenció en el peto. Eso lo acusó después, sobre todo porque a mitad del tercio de banderillas ya estaba rajado, buscando descaradamente las tablas. También lo hizo con la muleta de forma constante, comportándose como un manso integral. A El Cid no le quedó otra que perseguirlo e intentar sin resultado recoger su embestida. Mejor disposición no pudo mostrar el torero, pero con un toro de estas características era a todas luces imposible el lucimiento. Con todo, le robó algún muletazo a un animal que cuando se le intentaba someter pegaba arreones de muy mal estilo. Mató de estocada.

El segundo de su lote fue un toraco de 635 kilos con dos pitones que asustaban. Será a buen seguro uno de los toros más grandes que se lidiarán esta feria. Pero todo lo que tenía de grande lo tenía de falto de clase y soso. Con esa embestida tan anodina y a veces molesta -porque el toro se defendía y soltaba la cara- El Cid intentó construir algo positivo y logró enjaretar un par de series de mérito por el pitón derecho. Pero hasta ahí, porque el toro no ofrecía nada más. Ni siquiera era agradecido para hacer un esfuerzo con él. El Cid mató de pinchazo y estocada y dio por concluida una tarde en la que el triunfo se perfiló como una meta inalcanzable por los malos compañeros de viaje que fueron los de El Montecillo.

Fotos: Arjona

Foto miniatura Foto miniatura Foto miniatura Foto miniatura
Foto miniatura Foto miniatura Foto miniatura Foto miniatura
 

 

 
<< volver  
derechos